GgGrRrrr

IMG_1627
 
–¿Este qué es? –pregunta Hijito: forma dos garras con las manos y gruñe–: GgGrRrrr
–Un león –arriesga Papá.
–¡Sí! –grita Hijito, feliz al comprobar la eficacia de su imitación–. ¿Y este qué es? –vuelve a preguntar–: pone los brazos en jarra, los sacude y modula–: UuA UuA UuA
–Un mono –arriesga Papá.
–¡Sí! –se alegra más Hijito–. ¿Y este qué es? –pregunta; se pone en cuatro patas y gateando en círculos repite–: Zarigüeya, zarigüeya, zarigüeya.


 
 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Hijita & Hijito

Felec

 
felec
 
–Mirá el bicho bolita que encontró tu hermano –, le comenta Papá a Bebé, que está en sus brazos.
–¡Eh! No le digas bicho bolita –reclama Hijito, mientras intenta que el crustáceo isópodo en cuestión se suba a un palito– ¡Se llama Felec!
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo Hijita & Hijito

Primordial

Este y Oeste disparan sus arsenales. Se extingue la vida. Durante una eternidad, el planeta es una roca vacía. Pero se produce otra vez la chispa cósmica; una primitiva estructura celular flota en un charco de sopa primordial. Pasa otra eternidad y la estructura se divide; ahora hay dos células flotando en el diminuto charco, una en el norte y otra en el sur.
 
RB.Primordial 02
 
 

3 comentarios

Archivado bajo #RelatosBrevísimos

Una abuelita

Hijita e Hijito hacen cerámica con Mamá.
–¿Qué estas haciendo? –pregunta Hijita.
–Una abuelita –contesta Hijito.
Puaj –retuerce la boca Hijita–. ¡Parece un chancho!
Hijito frunce el ceño; levanta el brazo; estira el índice y grita:
–¡No te atrevas a decirle eso a una abuelita ciega!

 
 

Deja un comentario

Archivado bajo Hijita & Hijito

Cumpleaños

 
sapopepe
 
–¿Te gustaría que fuera tu cumpleaños y nosotros dijéramos: “No, no puedo ir porque tengo que jugar”? ¿Eh? ¿Te gustaría? –pregunta Hijito, indignado.
–No; no me gustaría –responde Papá.
–¡Pues entonces esto es igual! –se indigna más Hijito– ¡Igual!
Y así convence a Papá de suspender el trabajo y asistir al cumpleaños del Sapo Pepe.

La fiestita fue un éxito. Además de Hijito y Papá, asistieron Mamá, la Abuelita (que vino a visitarlos desde Argentina) y un montón de muñecos amigos del festejado. También asistió Hijita, por supuesto, que organizó todo y le un hizo regalo espectacular al Sapo: una capa confeccionada con papel y cinta adhesiva que le da el poder de convertirse en Supersapopepemán.
 
Solo faltó Bebé, porque estaba durmiendo y su sueño es más sagrado que un cumpleaños.
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo Hijita & Hijito

Frío y pesado

Atravesó el canal de estrechez agobiante y al otro lado se sintió frío y pesado. Algo hizo arder su nariz y sus pulmones. Creyó que iba a morir. Aulló de impotencia y la partera lo puso sobre el pecho de su madre.
 
RB.Canal
 
 

1 comentario

Archivado bajo #RelatosBrevísimos

No me gusta nada

–¿Sabés lo que me dijo la yaya? –introduce Hijita un tema que la tiene preocupada–. Me dijo que hay lugares donde solo las mujeres hacen la comida.¡Los hombres no! –declama con los brazos abiertos y las palmas hacia arriba para ilustrar su total perplejidad–. Eso no me gusta nada. ¡Nada! –se indigna–. Espero no tener que encerrarme adentro de un edificio que se incendie.
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo Hijita & Hijito

Decepciones

Hastiado de decepciones, el ferroviario se acostó sobre las vías para morir bajo la formación de las seis en punto. Murió a las seis y siete minutos, con diecinueve segundos.
 
RB Ferroviario
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo #RelatosBrevísimos

Azar

Otra versión dice que, cuando el azar señaló que su hija debía ser entregada al dragón, el rey mandó ejecutar al ministro que había tenido la idea de hacer el sorteo y al niño que había oficiado de mano inocente, para luego saciar a la bestia con sus cuerpos.
 
RB Azar
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo #RelatosBrevísimos

Evidencias

El cadáver fue encontrado en el despacho privado del magnate, con el abrecartas del magnate clavado en la espalda; sobre el escritorio, estaba la pipa del magnate aún caliente; más tarde, se halló en la basura la bata preferida del magnate, manchada con sangre. Dadas las evidencias, a nadie le sorprendió que la policía detuviese al mayordomo.
 
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo #RelatosBrevísimos