No te podés fiar

tommy
 
Estoy enojadísimo con los fabricantes de bombillas eléctricas. Espero que no te pase lo mismo, pero a mí el cambio al LED se me está haciendo traumático. La información que ponen en la cajitas me parece un jeroglífico sin piedra de Rosetta. Antes había Watts y listo. 40 para la medialuz, 60 para la rutina y 75 para los quirófanos. Ahora las lámparas tienen mucho menos Watts, y tienen Lúmenes y Kélvines (y más cosas que no sé ni cómo se llaman). Y aunque indican a cuántos Watts de antes equivalen los de ahora, según me confió ayer mi ferretera, no te podés fiar porque las demás variables pueden hacer que la luz parezca más o menos brillante. Mi ferretera me lo dijo después de que yo le preguntase: “¿Estos 48 W son los watts de toda la vida?”, pregunta con la que entré en una nueva etapa de la mencionada vida. La final. Ahora soy como los abuelos de mi pueblo que hablan en pesetas. Como Tommy Lee Jones en No es país para viejos. Gracias, fabricantes de bombillas eléctricas. Gracias por señalarme que de ahora en adelante (hasta que me mude a la oscuridad de cero Watts, cero Kélvines, cero Lúmenes), lo mire con la luz que lo mire, el mundo siempre me parecerá confuso, extraño y ajeno.

 
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo Atónito ante todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s