Desafío a muerte en el bosque

Hay una bolsa de plástico azul enredada en una rama caída, en el bosque. El guionista de cómic piensa que quizás debería recogerla y trasladarla hasta un contenedor de basura, pero no lo hace; sigue corriendo. La escena se repite puntualmente dos veces por semana, y en algún momento el guionista empieza a preguntarse cuánto tiempo puede durar la bolsa enredada en esa rama sin que el viento, alguien más preocupado que él por el medio ambiente o un jabalí con extravagantes costumbres alimentarias la haga desaparecer. El pensamiento se transforma en un juego: ¿estará o no estará? se pregunta el guionista cada vez que sale a correr por el bosque; y apuesta siempre en contra del plástico.
 
Pasan dos años y la bolsa azul sigue ahí, haciendo inevitable que un lúgubre y obvio interrogante se instale en la mente de nuestro héroe: ¿y si yo desaparezco antes? El juego es ahora un desafío a muerte en el cual, dada su constitución biodegradable, tiene todas las de perder.
 
 
 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo La trepidante vida del guionista de cómic

2 Respuestas a “Desafío a muerte en el bosque

  1. Grisel

    La bolsa azul estaba ahí sólo para el guionista; cuando el guionista cierre sus ojos para biodegradarse, la bolsa va y se vuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s