Evidencias

El cadáver fue encontrado en el despacho privado del magnate, con el abrecartas del magnate clavado en la espalda; sobre el escritorio, estaba la pipa del magnate aún caliente; más tarde, se halló en la basura la bata preferida del magnate, manchada con sangre. Dadas las evidencias, a nadie le sorprendió que la policía detuviese al mayordomo.
 
 
 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo #RelatosBrevísimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s