La mierda gigantesca

Un nuevo episodio de La trepidante vida del guionista de cómics.

Cualquier excusa es buena para no trabajar, y mirar por la ventana fingiendo que busca inspiración es una de sus preferidas. Normalmente la acción al otro lado del vidrio es escasa y monótona: pasa gente; pasan coches. Pero hoy tiene un golpe de suerte. Se asoma justo en el momento en que, en la vereda de enfrente, sobre un rectángulo de pasto verde, hay un gigantesco perro haciendo caca.

La dueña está al lado, absorta en la pantalla de su teléfono celular. Y mientras el perro hace lo suyo, tomándose su tiempo, el guionista de cómics apuesta todas sus fichas en contra del ser humano.

Pero cuando el perro termina, la dueña saca una bolsa de plástico, envuelve con ella su mano derecha y levanta la gigantesca mierda de su gigantesca mascota con esmero, procurando que no queden restos sobre el pasto.

Habiendo perdido la apuesta, al guionista de cómics no le queda otra que ponerse a trabajar. Todo indica que la humanidad tiene futuro.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo La trepidante vida del guionista de cómic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s