El adjetivo

 
Ni bien salen de la juguetería, Hijita clava el mentón en el pecho y enarca la cejas.

–Yo no quería regalarle eso –dice, aludiendo al kit de arte que compraron para el cumple de Amiguita.

–Pero si te pregunté… –se excusa Papá, angustiado –. ¿Por qué me dijiste que sí?

–¡PORQUE VOS QUERÍAS, TONTO! –estalla Hijita, más furiosa de lo que ya estaba por tener que andar explicando obviedades.

–¿Y que querías regalarle? –interviene Mamá, que esperaba afuera con Hijito.

–Algo más distinguido –dice Hijita.

–¿Cómo es algo más distinguido? –quiere saber Papá, mientras se pregunta de dónde diantres habrá sacado Hijita el adjetivo.

Hijita se desinfla. Exhala la furia con un suspiro de resignación. Y dice:

–Algo de princesas…

 
 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Escritura automática

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s